Jump to content
Search In
  • More options...
Find results that contain...
Find results in...

Recommended Posts

Lejos de ser rarezas, historias como la de Agustina llegan cada vez más a los consultorios. En la Fundación Manantiales, el año pasado se duplicaron las consultas por “tecnoadicciones” con respecto a 2010 . En el sector de adicciones del hospital Teodoro Alvarez, las consultas por uso compulsivo de Internet crecieron un 45% el último año y ya representan el 15% del total, solo por debajo de la ludopatía entre las adicciones sin sustancias. Y en la Red Asistencial Buenos Aires, el problema ya es objeto de entre el 20 y el 30% de los llamados . “Hay cada vez más casos”, coinciden.

 

TECNOADICCIONESCRECENFUERTEARGENTINOS_CL-1.jpg

 

Los que más consultan son padres preocupados porque sus hijos usan demasiado la computadora, en especial los juegos en red, el chat y las redes sociales. Pero también hay adultos de entre 20 y 40 años que se someten al tratamiento porque no pueden despegarse de la PC, el celular o las consolas, o porque usan Internet para concretar su adicción al juego, al sexo, al trabajo o a las compras.

 

“El avance de Internet potenció los trastornos que ya existían antes”, explica Alberto Trímboli, coordinador de Adicciones del hospital Alvarez. En la actualidad, su equipo atiende unas 15 consultas mensuales por el problema, de las cuales cerca del 65% termina con las personas afectadas en tratamiento.

 

Según el experto, lo que define el trastorno no es la cantidad de horas que alguien pasa conectado. “Hay adicción si el sujeto no puede desconectarse cuando lo decide , o cuando necesita hacerlo para trabajar, estudiar o dormir”, afirma.

 

“El tecnoadicto siente una necesidad creciente de estar conectado todo el tiempo”, asegura Susana Turati, psicóloga especializada en adicciones de la Red Asistencial de Buenos Aires. “Y ante la falta de conexión aparece el síndrome de abstinencia, con síntomas como nerviosismo, irritabilidad, agresividad y desesperación”, agrega.

 

Pablo Rossi, director de la Fundación Manantiales, cuenta que en su comunidad terapéutica empezaron a llegar consultas por tecnoadicciones hace diez años, con el auge de las consolas de videojuegos y las PC. Años después, recuerda, fue por la expansión de los cibercafés, donde chicos y adolescentes se encerraban varias horas a jugar en red. “Y hoy están los que no se aguantan sin revisar el mail y las redes sociales en los celulares, o gente que lleva su notebook a todos lados y vive buscando conexiones Wi-Fi sólo para sentirse conectada”, ejemplifica.

 

La dependencia puede ser muy fuerte, pero se supera . En los centros consultados, lo más común es que se trate en sesiones de terapia en las que se ayuda al tecnoadicto a limitar su uso de Internet. Eso puede combinarse con terapia familiar y tratamiento psiquiátrico. A veces, también, se trabaja en grupos para que los pacientes se apoyen durante el proceso.

 

“El tratamiento puede durar semanas, meses o incluso superar el año. La mayoría mejora después de los tres meses, pero se sigue con la terapia para prevenir recaídas”, comenta Rossi.

 

Para Agustina, el tratamiento fue muy duro: “Estuve un tiempo sin celular y sin computadora, y fue desesperante”, relata. Pero aguantó y, recaídas mediante, pudo recuperarse. “Ahora uso Internet para la facultad y por ocio, pero ya no dejo que consuma todo mi día. Aprendí a poner un tope”, concluye.

 

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Create an account or sign in to comment

You need to be a member in order to leave a comment

Create an account

Sign up for a new account in our community. It's easy!

Register a new account

Sign in

Already have an account? Sign in here.

Sign In Now

  • Similar Content

    • By Shinigami
      El coche simplemente se llama “Coffee Car”, y el ingeniero Martin Bacon es el rostro visible del proyecto. Tomaron un British Leyland Rover SD1, realizaron varias modificaciones (que en líneas generales se limitaron a restar peso del coche) e instalaron un gasificador. La gasificación convierte material orgánico (el café propiamente dicho) en gas de síntesis, que se obtiene después de que el material original es sometido a un proceso de alta temperatura en el cual no hay combustión, con cantidades controladas de oxígeno o vapor, según el caso. El gas de síntesis puede ser aplicado en celdas de combustible, o como sucedió en el Coffee Car, utilizado para alimentar a un motor de combustión interna.
       
       
       
      En las pruebas iniciales, el “Coffee Car” había roto la barrera de los cien kilómetros por hora, lo que ya lo colocaba por encima del récord previo de 75 kilómetros por hora. Aunque Bacon y su equipo tenían como objetivo alcanzar las ochenta millas por hora (128 km/h), en la demostración final llevada a cabo hace poco menos de dos semanas, alcanzaron un promedio de 107 kilómetros por hora certificando así el récord. Si bien Bacon no cree que la gasificación sea “el futuro” de los vehículos (después de todo, no hay "emisión cero"), claramente demuestra que puede usarse, siempre y cuando exista la inversión adecuada. También recordó un hecho muy importante: Durante la Segunda Guerra, había más de cien mil vehículos propulsados por gasificación en Inglaterra solamente, ya que el uso de combustible convencional había sido reasignado al esfuerzo militar. Si ya lo hemos usado antes y es una tecnología probada, no estaría nada mal encontrar un uso más contemporáneo para esto.
       
      NEOTEO
    • By airzedang
      Lo que logra con algo de esfuerzo no?
       
      jajajajaj saludos
×