Jump to content
Sign in to follow this  
El_Tano

Chocolate: Prision en suspenso para el asesino del Cachorrito despellejado

Recommended Posts

El Tribunal Superior de Justicia de Córdoba confirmó la condena a un año de prisión de condicional al peluquero que despellejó vivo a Chocolate, un cachorro que murió después. El hecho causó conmoción en toda la Argentina y hubo marchas de repudio y pedido de condena al hombre. Su defensor dijo, ahora, que recurrirá a la Suprema Corte de Justicia.

 

chocolate_perro_despellejado_vendado.jpg

 

 

Chocolate vivía en una casa abandonada, en el barrio La Milka de la ciudad de San Francisco (al este de la capital provincial); su mamá fue encontrada y adoptada por una familia; estaba preñada y tuvo muchos cachorros por lo que no pudieron quedárselos. Los perros vivían en una casa abandonada y ellos les daban de comer.

 

Un día la familia fue y encontró a Chocolate sólo y moribundo cuando fue a alimentarlo. Lo llevaron a la casa de una voluntaria de una asociación protectora de animales, quien lo llevó al veterinario. Por las heridas, murió.

 

Por testimonios, se llegó a Germán Gómez, el peluquero, quien vivía al lado y fue acusado de despellejar vivo al cachorro. En mayo del año pasado se lo juzgó y condenó en un caso que sentó jurisprudencia. Hoy el Superior Tribunal rechazó la casación y confirmó la pena.

 

Gómez siempre negó su responsabilidad, pero la hipótesis es que cuando el cachorro empezó a llorar, el cortó el césped para "ocultar con el ruido de la cortadora los gritos de dolor del animal" cuando lo atacaba. En los allanamientos ordenados por la fiscalía se secuestraron la bordeadora, una navaja y medicamentos psiquiátricos. Chocolate murió el 10 de enero de 2017.

 

[Por: Gabriela Origlia]

 

 

Share this post


Link to post
Share on other sites

Join the conversation

You can post now and register later. If you have an account, sign in now to post with your account.

Guest
Reply to this topic...

×   Pasted as rich text.   Restore formatting

  Only 75 emoji are allowed.

×   Your link has been automatically embedded.   Display as a link instead

×   Your previous content has been restored.   Clear editor

×   You cannot paste images directly. Upload or insert images from URL.

Sign in to follow this  

  • Similar Content

    • By Nacho
      Cinco personas murieron tras un terrible accidente en la autopista Rosario-Córdoba. Ocurrió en las últimas horas del viernes, cuando un semi remolque se desprendió de un camión y aplastó a un auto.
       
      Según fuentes policiales, el camión, que trasladaba un contenedor, circulaba por la mano contraria a la del auto y presumen que no hubo otros vehículos involucrados en la secuencia.
       

       
      El inspector de bomberos a cargo del operativo señaló que los ocupantes del Renault Captur yacían sin vida cuando llegaron al kilómetro 303 de la autopista. A su vez detalló que dos de las víctimas habían salido despedidas del vehículo y quedaron tendidas sobre la banquina, aunque ignoraban las causas del siniestro.
      El conductor del camión Mercedes-Benz que protagonizó la maniobra estaba en shock después del choque, por lo que según difundieron no pudo aportar demasiada información.
       
      Tras la intervención del gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI), fuentes judiciales confirmaron que el chofer identificado como Jorge P. fue sometido a pruebas de alcoholemia y alcoholuria como parte de las primeras medidas a cargo del fiscal Donato Trotta.
       
      El camionero tiene 33 años y es de Lomas de Zamora. Fue liberado en la mañana de este sábado, aunque seguirá involucrado en la causa por homicidio culposo.
      Todavía se desconoce por qué se desprendió el remolque, pero la investigación apunta a esclarecer la eventual responsabilidad del conductor del camión, en tanto los primeros indicios relevados en el lugar indicaban que no hubo más vehículos involucrados en la maniobra.
       
      Tanto los restos del Renault Captur como el camión y el semirremolque que transportaba un contenedor fueron secuestrados para ser sometidos a peritajes.
       
      [Leido en Clarin.com]
    • By SheShu
      Si alguien podría cumplirme una lista de deseos imposibles incluiría poder vivir un recital de SUMO y verlo a Luca cantando en vivo. No pude, era muy chico, no tenia ni 10 años en esos dias. Ya de adolescente seguí a las Pelotas y estuve en muchos recitales de los Divididos con mi viejo y viví miles de nuevos sentimientos, pero no canta Luca y y hace unos años se nos fue el bocha Sokol... y así es la vida, todo lo bueno también pasa...
       
      Hay pocos registros de recitales o videos y los que están suelen ser de baja calidad por lo general, es una pena.. sin embargo verlos a todos en el escenario es increíble. No se lo pierdan y gracias a Patooo22 por haber compartido este pedacito de historia del rock Argentino en un video.
       
      Saludos a todos!
       
       
       
    • By INURBANO
      Carlos Verón, que en 2010 arrolló a Facundo Serrato en Scalabrini Ortiz y Honduras

       
      Gustavo, el padre de Facundo Serrato hace ocho años espera ver a Carlos Verón en la cárcel. Hace ocho años recorre los despachos de Tribunales, habla con fiscales, se reúne con su abogado, firma escritos, los presenta, vuelve a hablar. Desde hace ocho años pide cárcel, la que a Verón le corresponde después de haber sido condenado a cuatro años y tres meses de prisión por matar a Facundo Serrato. El nene tenía cinco años y fue arrollado mientras cruzaba de la mano de su mamá. “Les advertí que se iba a escapar. No me escucharon. No les importó. ¿Ahora cómo me van a mirar? ¿Qué me van a decir?”, presiona los dedos en el volante.“¿Qué me van a decir?”, repite más fuerte, más alto, con más bronca.
      El 20 de julio de 2010 era martes. Faltaban diez minutos para las siete de la tarde. Carlos Verón manejaba el colectivo de la línea 15 por la avenida Scalabrini Ortiz. Según declararon testigos, tenía la cabeza cubierta con una capucha y, según ampliaron varios pasajeros, estaba alterado. “Quiero llegar temprano a mi casa”, respondió cuando le reclamaron que bajara la velocidad. Así está en el expediente. Donde también figura que, al llegar a la esquina de Honduras y como había mucho tránsito, decidió doblar, desviándose de su recorrido. En rojo.
      En simultáneo, por la senda peatonal y con el semáforo a favor cruzaba Facundo, de la mano de su mamá, Cecilia García Otero, quien además llevaba en brazos a Eugenia Serrato, de seis meses. Salían del pediatra y estaban caminando hacia el trabajo de Gustavo, que quedaba a pocas cuadras.
      Apenas pudieron reaccionar. Cecilia agarró a Facundo del cuello, intentó ir hacia atrás, sintió cómo el colectivo la succionaba y el peso de la rueda derecha sobre su pierna. A Facundo no lo vio más: murió en el acto. Su hija tuvo una fractura de cráneo. Y ella terminó con tal nivel de daño que necesitó 17 cirugías para recuperarse. Sólo fue una reconstrucción física.
      “Llevó cinco años llegar al juicio. Primero me hicieron probar que mi hijo no tuvo la culpa. Después tuve que soportar ver a ese asesino, escuchar su soberbia, tolerar que jamás pidiera perdón. Hice todo lo que me pidieron, aposté a la Justicia y se cagaron en nuestro dolor”, dice y ofrece disculpas por insultar. Dentro del auto detenido en Joaquín V. González y Lascano, Villa del Parque, y con el ruido de las balizas titilando, intenta contenerse. Pero lo arrasan sentimientos para los que no fue educado.
      La primera sentencia contra el colectivero es de diciembre de 2015. El Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 lo condenó a cuatro años y tres meses de cárcel, y lo inhabilitó para manejar durante ocho años y seis meses. Verón apeló. Pidió incluso otro juicio y alegó, entre otras cosas, que se le había dado demasiada importancia a que Facundo tenía cinco años. Su lógica fue esta: si la víctima hubiese sido mayor, menor era el castigo. La Cámara de Casación rechazó ese y otros argumentos, y confirmó su pena.
      Verón volvió a apelar. Presentó un recurso de queja ante la Corte Suprema para la revisión de la condena. Durante todo el proceso, recurrió a todos los mecanismos que le ofrecía el sistema para dilatar procesos y aplazar su llegada a la cárcel. Ir a la Corte fue su último instrumento. Ya no le quedaba ninguno, salvo escapar, salir del país.
      Antes, no bien Casación confirmó la pena, Gustavo pidió su detención. Adelantándose a que se la negaran, también solicitó que se lo sometiera al régimen de la tobillera electrónica, al estimar que estaba latente una posible fuga para evitar cumplir la sentencia. Los jueces Julio Báez y Adolfo Calvete -del mismo tribunal que penó al colectivero- respondieron “no”. En noviembre del año pasado se negaron a detenerlo y a ponerle una tobillera.
      “Dijeron que para mandarlo a la cárcel deben esperar la determinación de la Corte. La Corte, a su vez, plantea que el recurso de queja no tiene efectos suspensivos de la sentencia. Lo que significa que el Tribunal no debería esperar para detenerlo”, explicó entonces Germán Liotto, abogado de la familia Serrato. Y en el medio, con la responsabilidad judicial pasando de mano en mano, el colectivero salió este lunes del país por Ezeiza en un vuelo de Aerolíneas Argentinas rumbo a Colombia. Lo hizo sin que nadie lo parara, como uno más, aunque él atropelló y mató a un nene de cinco años, y no cumplió con su castigo.

      Los jueces Julio Báez y Adolfo Calvete, los que se negaron a apresarlo, no le pusieron a Verón restricción para salir del país. Tan solo lo obligaron a presentarse en el Tribunal el primer lunes hábil de cada mes o, en caso de feriado, el martes siguiente. La orden fue bajo apercibimiento, si no cumplía, de ordenar su detención inmediata y derivarlo a una Unidad Penitenciaria. Nada de eso pasó.
      “¿Quién se pone en mis zapatos? Y no me quiero victimizar. Pero pueden imaginar lo que es para mí escuchar que desde mayo no se presenta cuando a mi abogado le dijeron en septiembre que lo hacía; que salió a Colombia; que no saben dónde está; que van a hacer un pedido de captura a Interpol. Me destruyen”, dice Gustavo, se queda en silencio y después repite “me equivoqué”, “me equivoqué”, “me equivoqué”. Pareciera que usa las repeticiones para supurar la carga tóxica que soporta.
      En estos ocho años, no hubo semana en que dejara de visitar la esquina de Scalabrini Ortiz y Honduras, donde su hijo cayó muerto. Ahí puso una estrella amarilla, a la que limpia, repinta y le cuelga flores. También visita en forma frecuente el cementerio. Dice que le hace bien, que lo conecta con Facundo, pero que también tuvo que obligarse a dejar de ir porque hubo un momento en que sentía que se iba a vivir ahí, junto a la lápida.
       
      [Clarin.com]
    • By El_Tano
      El juicio se tramitó en el Juzgado Nacional de Primera Instancia nº 93 e intervino con posterioridad la Sala "L" de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, que fue la que dictaminó mediante sentencia judicial firme una indemnización integral que, considerando el capital más los intereses hasta la actualidad, asciende a la suma de nueve millones doscientos mil pesos (la indemnización se compone de $2.330.000 de capital más los intereses).
      La sentencia se conoció ahora, pero el accidente ocurrió hace más de diez años en la provincia de Córdoba. El día 19 de marzo de 2005, alrededor de las 11:30, un joven circulaba como acompañante a bordo de un Volkswagen Polo por la Ruta Nacional Nº 9, km. 476 de la localidad de Leones (departamento de Marcos Juárez, provincia de Córdoba), en dirección hacia la Ciudad de Córdoba.
      En ese mismo momento, circulaba por la ruta 9 pero en sentido contrario un camión marca Scania con semirremolque tanque y por detrás de este un rodado Renault 19. El lamentable siniestro ocurrió cuando el Renault 19 intentó sobrepasar al camión invadiendo la mano contraria, por la que circulaba la víctima en el Volkswagen Polo.
      Producto de la maniobra, los dos autos terminaron impactando frontalmente, dejando en la víctima lesiones de gravedad. Es decir, la causa del accidente fue el "sobrepaso indebido" del conductor del Renault 19.
      Las lesiones más significativas del damnificado fueron diagnosticadas como "fractura conminuta de olécranon de codo derecho, fractura de maléalo tibial de tobillo derecho, fractura con tercer fragmento conminuto de fémur derecho, cicatriz vertical frontal izquierda", entre otras. Mediante las pericias médicas realizadas sobre la víctima, se determinó que el joven sufrió un 60% de incapacidad física y 20% de incapacidad psicológica, ambas con carácter permanente.
      Para el abogado de la víctima, David Berstein, el fallo judicial otorga una indemnización "récord" a favor de una víctima de tránsito con lesiones graves. "Esta sentencia confirma una nueva tendencia dentro de la justicia civil de nuestro país, la cual refleja que muchos magistrados comprenden la dificilísima situación de las víctimas viales luego de quedar incapacitados, en todos los órdenes de sus vidas a niveles familiares, económicos y sociales. Situación que anteriormente no ocurría", sostuvo Berstein.
      Según el letrado, este cambio se debe "al importante trabajo de ONG como la Asociación Madres del Dolor, entre otras, en tanto y en cuanto promueven incansablemente la creación de leyes en defensa de las víctimas viales y difunden la concientización social para proteger a las víctimas de esta epidemia que son los hechos de tránsito, por la cual lamentamos alrededor de 7.500 personas fallecidas por año y 120.000 personas con lesiones incapacitantes".
      Por último, el abogado señaló que "no debemos poner la atención en la cifra millonaria otorgada al damnificado sino que debemos enfocarnos en la valoración de la víctima como ser humano". "Este es el cambio jurisprudencial que más valoro", concluyó.
       
      via|Infobae
       
    • By INURBANO
      Un perrito llamado Chocolate de apenas tres meses fue encontrado despellejado en el cuello y en la cabeza, mientras que tras ser asistido y luego de siete días de agonía, falleció en una veterinaria donde una organización protectora de animales lo cuidaba a intentaba salvar.

      Ahora, se supo que Germán Gómez, tienen 36 años, el hombre que lo despellejó vivo y está imputado irá a juicio situación casi sin precedentes en nuestro país. "Para la materia de derecho animal se trata de un logro impresionante", afirmó la abogada querellante, Greta Monserrat, representante de la Fundación Bio Animalis, quien agregó que la primera vez en el país que un caso de este tipo llega a esta etapa. El juicio daría inicio el 21 de mayo. 
      Cabe recordar que Gómez, quien es peluquero y que habría atacado al perro porque le molestaba que ladrara en el patio lindero estuvo 22 días preso por los delitos de violación de domicilio e infracción a la ley 14.346, debido a que ingresó a la casa abandonada donde vivía Chocolate, mientras salió bajo fianza y su defensa pediría un proceso abreviado.
       
      [Cronica.com.ar]
       
       
×
×
  • Create New...